martes, 6 de diciembre de 2011

Libertad

Se acercó a esa ventana una mañana de febrero,
abrió los ojos, suspiró y lo pensó de nuevo.
No estaba segura, pero jamás lo estaría,
de todas formas algún día saltaría.
Un paso y luego otro,
y la inseguridad que volvía,
recuerdos de un invierno gélido
que escapar no le permitían.
El miedo la invadía y encongía su alma
y cuando el tiempo se detuvo ya no había más nada.
La oscuridad era su único paisaje, y
el silencio su melodía,
hasta que abrió sus pequeños ojos
y ¡oh, la felicidad y la alegría!
Lo había logrado por fín.
La dulce paloma con sus alas extendidas,
vuela libre e independiente
desde aquella mañana de febrero,
antes de caer el mediodía.

__________________________________________________________________
Otra antiheroína sumándose desde el espacio. :)

1 comentario:

Rochi Gonzalez dijo...

MUY MUY MUY LINDO

..Y RIMA !! JAJA :D

ME ENCANTO :)